Según profesionales, un niño menor de 2 años no debe tener contacto con la tecnología, es decir, nada de móviles, tablets u ordenadores. Son innumerables padres que le otorgan un teléfono a su hijo menor de 2 años con el pensamiento que su bebe aprenderá a hablar más rápido. ¡Esto es falso!